Duelo migratorio y vacaciones

La mayoría de los que vivimos fuera esperamos con ansia poder ir de vacaciones en verano a nuestro país. Estar con los amigos de toda la vida, la familia…


Pero qué difícil es la vuelta. Volver de vacaciones a nuestro país es como encontrarnos con nuestra última ex pareja tras un tiempo separados. Al ver a la ex pareja (al volver) solo vemos lo positivo y se nos olvidan las razones por las que dejamos la relación (por las que nos fuimos) y claro, nos entran las dudas (¿hice bien dejarla? - en irme del país-).


Un cúmulo de sensaciones que hacen que sintamos que estamos fuera de lugar.


Al volver de las vacaciones, dejamos atrás a todas esas personas tan importantes para nosotros. Y, si tenemos mala suerte, nuestra amilia (amigos + familia) en el nuevo país aún no ha vuelto de sus vacaciones. ¿Con quién quedar para compartir nuestras penas?


A esa sensación de soledad se unen otras:

- Creemos que hemos “olvidado”el idioma.

- Las peculiaridades del nuevo país nos parecen horribles.

- Vemos problemas por todas partes.

- Nos planteamos qué hacemos fuera de nuestro país.


Es muy frecuente que la vuelta de vacaciones se nos haga un mundo.

¿Por qué sucede todo esto?


Porque con el contacto con nuestro país de origen se reactiva el duelo migratorio.

A la vuelta de vacaciones, y más sin nuestra amilia, nos faltan recursos para estabilizarnos, para dar sentido a nuestra estancia en el país de acogida.


¿Qué podemos hacer para superar la vuelta vacacional?

- Mímate: ser consciente de que es importante que te cuides porque el afrontarlo depende de ti.

Mi consejo: darte algún capricho, dedica tiempo a actividades que te gustan…


- Háblate (bien): empatiza contigo mismo/a y presta atención a lo que te dices.

Mi consejo: háblate como a tu mejor amigo, ¿verdad que no le dirías todo lo que te dices a ti mismo/a?


- Recuerda(te): piensa en las anteriores vacaciones, en cómo pudiste afrontarlas y volver a estar bien.

Mi consejo: retoma tus rutinas lo antes posible; volverás a sentir que estás en casa.

Y para la próxima…


Te propongo un ejercicio para que hagas antes de irte vacaciones:


Una carta a tu yo del futuro

Escríbete una carta en la que cuentas todo lo bueno que tiene vivir en tu país de acogida (cuanto más detallada, mejor). Date ánimos para cuando vuelvas, recuérdate cómo lo afrontaste otras veces. Leerla a tu vuelta te sacará una sonrisa y te ayudará a superar la vuelta vacacional.





3 Ansichten0 Kommentare

Aktuelle Beiträge

Alle ansehen