Los problemas más frecuentemente tratados en una terapia de conducta son los siguientes: 

 

- Ansiedad

- Depresión

- Estrés

- Adicciones

- Problemas en el ámbito de relaciones interpersonales

- Problemas de adaptación a cambios biográficos o un acontecimiento vital estresante (crisis personales, desorientación vital)


Esta lista no pretende ser exhaustiva. Como se ha explicado en otro apartado, el problema se define por la falta de determinadas habilidades o comportamientos aprendidos a la hora de afrontar determinadas situaciones, independientemente del nombre con el que se quiera definir el problema. 


El tratamiento puede ser realizado tanto en alemán como en español.