Durante la epidemia... en EE.UU.

Nombre: Eric

Edad: 23 años

País de origen: España

País de residencia en el extranjero: Estados Unidos de América

Tiempo en el extranjero: 3 años

A qué te dedicas: entrenador de fútbol

 

 

Eric, cuenta cuál fue el motivo por el que te fuiste al extranjero y tu situación actual.

Comencé estudiando psicología en Madrid durante dos años. Decidí que quería irme a EE.UU. porque mi objetivo era (y es) estudiar y jugar al fútbol a nivel profesional. En España si quieres jugar a un nivel más competitivo tienes que dejar los estudios, pero en EE.UU. se pueden combinar ambas cosas. Aquí, el paso previo para subir y jugar a nivel profesional es la universidad, no es a través de la cantera como en España. En EE.UU. he estudiado psicología y criminología, me gradué hace unos meses. Y ahora estoy trabajando como entrenador de niños en una compañía que tiene complejos deportivos por todo el país y que crea equipos en cada complejo.

 

Estás viviendo la pandemia desde EE.UU, y me imagino que será difícil estar lejos de tu país en estos momentos. ¿Qué es lo que más difícil te está resultando de llevar?

En realidad, echo de menos lo que siempre echo de menos viviendo fuera: el ambiente español, estar con amigos. Algo que ha cambiado es que ahora mismo tengo más preocupación por mi familia al estar lejos, pero en la ciudad en la que vivo (en Carolina del Norte) el virus no ha pegado fuerte y no está siendo una época difícil para mí.

 

¿Cómo ha cambiado tu día a día en los últimos meses?

Soy entrenador de fútbol y antes entrenaba todos los días a niños de diferentes equipos y edades. Debido a la situación actual no se puede entrenar en grupos, así que esta parte de mi trabajo la he tenido que dejar totalmente de lado. Mi foco ha cambiado completamente y he estado llevando las redes sociales. Justo ahora estamos volviendo a la normalidad y puedo volver a entrenar, por esa parte estoy contento. Por lo demás, he notado algunos cambios, pero nunca hemos estado en cuarentena y los cambios no han sido drásticos.  Algunas noches,  en vez de ir a un bar, mis amigos y yo hemos quedado en casa de alguno de nosotros. En el supermercado hay límites para comprar productos, pero siempre ha habido de todo, incluso papel higiénico. Se ve a gente con mascarillas y guantes y todo se limpiaba un poco más. Creo que el hecho de vivir en un ciudad pequeña ha ayudado, en las ciudades grandes como Nueva York están sufriendo bastante  más.

 

¿Cómo llevas el estar lejos de tu familia y amigos en estos momentos?

Todos los años solía volver a España en mayo, este año no voy a poder volar y va a ser la primera vez que pase tanto tiempo sin ir. Me resulta más fácil porque mi familia me dice que se alegran de que esté fuera y que me vaya bien, no como en España. Algo que sí me preocupa es que tengo que renovar el pasaporte y no tengo muy claro si una vez que viaje a España, espero que en septiembre, pueda volver a Estados Unidos.

 

¿Qué te ha ayudado en los momentos más duros?

Cuando llamo a casa veo que mi familia está bien y que se alegran mucho por mí y de que esté fuera, donde toda esta situación no me está afectando demasiado.

 

¿Crees que será posible recuperar la vida “normal” de antes de la pandemia?

Creo que, debido a la pandemia, se ha cambiado el concepto de limpieza y cómo y cuánto tocamos las cosas. Creo que estamos todos un poco paranoicos, nos limpiamos más y abrimos menos las puertas y tocamos menos las cosas. Sin embargo, creo que la mentalidad no va a cambiar a no ser que haya una segunda oleada. Diría que “sólo” con  una la gente se va a olvidar porque “ha pasado una vez y no pasa nada”, pero si vuelve a empeorar la situación, a lo mejor el efecto es más duradero.

 

¿En qué medida el sistema de salud del país en el que vives está capacitado para atender a todas las personas infectadas con síntomas graves?

El sistema de salud americano es privado y hay que pagar un dineral por todo. Un parto en el hospital cuesta unos 15.000 dólares y cualquier prueba cuesta dinero, por ejemplo hacerse una radiografía son unos 200 dólares. Por suerte, los test de coronavirus ahora son gratis, antes costaban dinero. Creo que el sistema de salud tiene muchos recursos, pero la reacción ante esta pandemia está siendo  lenta. No están reaccionanando  a tiempo. No tomaron en serio lo que estaba pasando en otros países.

 

¿Cómo valorarías el nivel de inseguridad o miedo que se vive en el país? ¿Consideras que la gente se está tomando en serio la pandemia?

Sólo puedo juzgar lo que veo en mi ciudad. Aquí no he percibido mucha preocupación incluso cuando el virus avanzó en Europa. Se estableció la orden de mantener una distancia de seguridad hacia otros, pero se podía salir. La verdad es que creo que la mayor parte de la gente no tiene miedo. De hecho, algunos padres, cuando dejé de entrenar a los equipos, querían que entrenara a sus hijos de manera individual, querían seguir a toda costa.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de tu país de residencia en cuanto al afrontamiento de la pandemia? ¿Y qué no te ha gustado?

Lo que comentaba antes, que los test para el coronavirus fueran gratis, no es lo normal aquí porque todo cuesta dinero. Yo deseaba que lo hicieran pero no confiaba en que realmente pasara.  Por otro lado, en mi ciudad nunca ha habido un número tan elevado de casos como para cerrar la ciudad, pero lo hicieron. Creo que en mi ciudad se ha reaccionado muy rápidamente. En las ciudades grandes es más difícil  manejar esta situación.

 

Probablemente estés detectando diferencias en cuanto al afrontamiento de la pandemia EE.UU. y España. ¿Cómo llevas ser consciente de estas diferencias?

Antes de venirme a EE.UU. ya tenía poca fé en los políticos. No sabía a quien votar, para mí nadie era capaz. Ahora... estoy más decepcionado aún si cabe. Aunque no me gusta Trump y no comparta muchísimas cosas de las que hace, creo que él al menos intenta que a su país le vaya bien. Me gusta esa idea. En España los políticos intentan ser presidentes por ellos mismos, no por el país y esto frustra. Creo que a nuestros políticos les debería importar más la gente y no el dinero.

 

¿Estar viviendo fuera durante este periodo excepcional cambia de alguna manera tus planes de futuro? ¿En qué medida afecta esta pandemia la decisión de vivir fuera?

En realidad no. Siempre quería venir aquí y quedarme un tiempo para trabajar, aquí hay más oportunidades laborales y de futuro siendo joven. Ni siquiera depende de tener carrera o no. Aquí se puede ganar dinero y progresar. Esta perspectiva no ha cambiado. Cuando pueda, quiero volver a España para tener un puesto de trabajo mejor del que podría tener si me hubiera quedado. España me parece un lugar ideal para vivir, por el tiempo, el ambiente... Estando aquí, estoy llevando a cabo mi estrategia, por eso, esta pandemia no está cambiando nada.

 

¿Qué es lo primero que harás cuando terminen las medidas relacionadas con la pandemia?

Pues justo este fin de semana han cambiado algunas medidas y he ido a un bar dos noches seguidas con otros entrenadores, lo hemos disfrutado un montón. 

 

 

¿Te interesa leer más experiencias de expatriados durante la pandemia?

Puedes leer la experiencia en China aquí

Puedes leer la experiencia en Indonesia aquí

Puedes leer la experiencia en Australia aquí.

Puedes leer la experiencia en Alemania (I) aquí

Puedes leer la experiencia en Alemania (II) aquí

Puedes leer la experiencia en Bélgica aquí

 

Si quieres conocer las historias de expatriados que se han integrado en su nuevo país, puedes leer testimonios del proyecto "Quedarse..."

Si quieres leer a Ester, pincha aquí

Si quieres leer a MZZ, pincha aquí

Si quieres leer a Elena, pincha aquí.

Si quieres leer a EK, pincha aquí.

Si quieres leer a Lily, pincha aquí

Si quieres leer a Miyuki, pincha aquí

Si quieres leer a AS, pincha aquí.

 

Y si quieres saber cómo se vive regresar al país de origen, puedes leer testimonios del proyecto "Volver...":

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a R.A., pulsa aquí.

Si quieres leer a Azahara, pulsa aquí

Kommentar schreiben

Kommentare: 0