Durante la epidemia... en Indonesia

Nombre (Siglas?): Manuel

Edad: 35 años

País de origen:  España

País de residencia en el extranjero: Indonesia

Tiempo en extranjero: 3 meses en Indonesia, 9 años en total en el extranjero

A qué te dedicas: consultor informático

 

 

Manuel, cuéntame brevemente cuál fue el motivo por el que te fuiste al extranjero y tu situación actual.

Llevo 9 años viviendo en el extranjero, he estado viviendo en Portugal, Tailandia, Reino Unido, Ucrania y ahora Indonesia. Soy consultor informático y vine a Indonesia a finales de febrero de 2020 a pasar un mes de vacaciones tras acabar un proyecto profesional. El virus ya había comenzado a expandirse pero pensé “seguro que no es para tanto”, por eso de primeras no  me preocupé. Cuando iba a volver, la situación había empeorado y cancelaron mi vuelo. Podría haber volado de vuelta con otra aerolínea pero viendo que en Europa no podría moverme mucho y me sentiría encerrado, preferí quedarme aquí. Trabajo de manera remota por lo que puedo seguir con mis proyectos sin problema.

 

Estás viviendo la pandemia desde Indonesia y me imagino que será difícil estar lejos de tu país en estos momentos. ¿Qué es lo que más difícil te está resultando de llevar? 

En realidad lo estoy llevando de manera calmada. No me he visto muy afectado por la pandemia o por las medidas. Tengo la experiencia de haber estado navegando un mes entero, en ese tiempo estuve encerrado en un velero. La situación actual no se me hace difícil de llevar.

 

¿Cómo ha cambiado tu día a día en los últimos meses?

Mi día a día no se ha visto excesivamente alterado. A nivel laboral de momento no tengo ningún problema. Trabajo de manera remota, algo que de por sí ahora mucha gente está haciendo dada la situación actual. Creo que cuando la situación se normalice un poco puede que el hecho de estar viviendo en Indonesia me condicione más a la hora de conseguir nuevos proyectos, dado que no es fácil tener contacto presencial. Lo que más estoy notando es estar en una franja horaria diferente, mis reuniones a veces acaban bastante tarde, pero no me supone un mayor problema.

A nivel privado, considero que llevo más o menos la vida que llevaba antes. Mi rutina no se ha visto alterada: tengo la oficina a pocos minutos de mi casa, después de trabajar, estoy en casa y puedo estar en mi gimnasio y mi piscina. Pido bastante comida a domicilio porque aquí es muy barata y en los mercados compro sobre todo fruta. No he visto que haya problemas de abastecimiento y parece que el sistema económico sigue funcionando. Para los más desfavorecidos, el gobierno ha organizado camiones que reparten comida. Lo que ha cambiado bastante es el ocio. Dado que los restaurantes y bares están cerrados, salgo bastante menos con mis amigos.

 

¿Cómo llevas el estar lejos de tu familia y amigos en estos momentos?

Es una situación que ya conozco, siempre estoy de aquí para allá. He vivido en diferentes países en los últimos 9 años, tanto yo como mi familia estamos acostumbrados. Siempre hablo con ellos por whatsapp. Es un estilo de vida que ya conozco. Sé que si trabajara en España vería más a la familia, pero estoy acostumbrado a que nos veamos unas pocas veces al año.

 

¿Qué te ha ayudado en los momentos más duros?

Creo que ahora, por la situación general, se acepta más que haya que hablar por whatsapp para mantener el contacto. Aunque para mí ya es normal desde hace tiempo.

 

¿En qué medida el sistema de salud de Indonesia está capacitado para atender a todas las personas infectadas con síntomas graves?

Yo aún llevo poco tiempo viviendo aquí, por eso me resulta difícil valorarlo. Pero amigos míos que viven aquí desde hace más tiempo me dicen que el sistema sanitario indonesio es horrible. Al parecer no hay camas suficientes, no hay equipamiento médico, el personal médico está poco preparado... La infraestructura médica general está bastante mal. A mí me preocupa enfermar algún día de gravedad aquí. En ese caso sin duda contactaría a la embajada española para que me ayudara. No se sabe exactamente cuántas personas están afectadas por el virus, se rumorea que sólo el 5% de los casos están contabilizados, también se dice que el 50% de la población está contagiada. Es difícil tener números exactos. 

 

¿Cómo valorarías el nivel de inseguridad o miedo que se vive en el país? ¿Consideras que la gente se está tomando en serio la pandemia?

Hay de todo. Hay gente muy histérica que va por la calle con todo tipo de protecciones, otros se toman la situación de manera más “normal” y otra parte de la gente pasa de todo.  Aún así, se teme que pueda haber revueltas, como ya ocurrió en 1998. Ya se ve personal armado en muchos edificios.

Desde marzo se llevan a cabo controles de temperatura en el aeropuerto, en restaurantes y a la entrada de los edificios. Desde abril es obligatorio llevar una mascarilla en la calle, diría que un 90% de la gente cumple con esta norma.  Aunque no siempre la llevan bien puesta por el calor. Algunas personas llevan la mascarilla sólo cubriendo la boca y dejan la nariz destapada para poder respirar mejor.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de tu país de residencia en cuanto al afrontamiento de la pandemia? ¿Y qué no te ha gustado?

Desde el principio he visto a la gente muy concienciada. Han colocado dispensadores de jabón públicos por toda la ciudad y la gente se lava mucho las manos. Cuando dejé Europa, no había tanto jabón como aquí. Ya desde el principio mucha gente llevaba mascarillas.

 

Probablemente estés detectando diferencias en cuanto al afrontamiento de la pandemia entre  tu país de origen y el país en el que resides. ¿Cómo llevas ser consciente de estas diferencias?

Por la información que me ha ido llegando, he percibido que en España la gente está muy cabreada con la situación. Aquí en Indonesia se acepta todo lo que está ocurriendo, porque se entiende que una pandemia no estaba en los planes de nadie. Seguro que en España se podría haber gestionado mejor la situación. Entiendo que la gente que estaba encerrada esté agobiada y enfadada. Pero se ha creado  un ambiente negativo, de mucha crispación. Gritádose unos a los otros si alguien iba por la calle... todo esto me ha defraudado. Aquí eso no se ve. Sé que en Inglaterra, país en el que viví por un tiempo, la gente también se lo está tomando de manera más relajada. Aquí en Indonesia nadie te grita si sales a la calle. La filosofía de los indonesios es vivir lo que te ha tocado lo mejor posible.

 

¿Estar viviendo fuera durante este periodo excepcional cambia de alguna manera tus planes de futuro? ¿En qué medida afecta esta pandemia la decisión de vivir fuera?

La verdad es que no. Mis planes son los mismos de siempre, no veo ningún motivo de cambio. Veo la pandemia como cuando un policía te para en la carretera. Tienes que parar obligatoriamente y, cuando puedas seguir, seguirás tu camino.

 

¿Qué es lo primero que harás cuando terminen las medidas relacionadas con la pandemia?

Ir a la playa a hacer kitesurf. 

 

 

 

¿Te interesa leer más experiencias de expatriados durante la pandemia?

Puedes leer la experiencia en China aquí

Puedes leer la experiencia en Australia aquí

Puedes leer la experiencia en EE.UU. aquí.

Puedes leer la experiencia en Alemania (I) aquí

Puedes leer la experiencia en Alemania (II) aquí

Puedes leer la experiencia en Bélgica aquí

 

Si quieres conocer las historias de expatriados que se han integrado en su nuevo país, puedes leer testimonios del proyecto "Quedarse..."

Si quieres leer a Ester, pincha aquí

Si quieres leer a MZZ, pincha aquí

Si quieres leer a Elena, pincha aquí.

Si quieres leer a EK, pincha aquí.

Si quieres leer a Lily, pincha aquí

Si quieres leer a Miyuki, pincha aquí

Si quieres leer a AS, pincha aquí.

 

Y si quieres saber cómo se vive regresar al país de origen, puedes leer testimonios del proyecto "Volver...":

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a R.A., pulsa aquí.

 

Si quieres leer a Azahara, pulsa aquí

Kommentar schreiben

Kommentare: 0