Quedarse... con Rafa

Nombre: Rafael

Edad: 44 años

País de origen: España

País de residencia en el extranjero: Alemania

Tiempo en extranjero: casi 7 años

Volverías a tu país de origen:  Hasta que me jubile seguro que no. Cuando me jubile seguro que sí.

 

 

Rafa, cuéntame cuál fue el motivo por el que te fuiste al extranjero y tu situación actual.

Básicamente porque veía que la situación en España se hacía insostenible. Nunca he estado en paro y no quería bajo ningún concepto estarlo (además de tener una hipoteca que pagar) así que cuando me surgió la oportunidad no lo dudé y me vine a Alemania dejando mi trabajo y todo lo demás atrás.

Ahora mismo estoy más que contento, en la misma empresa en la que empecé (Toshiba) y con una vida hecha, estable y más que satisfactoria. Así que creo que hice lo correcto, o al menos lo que debía hacer.

 

Has vivido casi 7 años en Alemania y me imagino que ya antes de irte la idea de emigrar rondaba por tu cabeza. ¿Cómo te imaginabas que iba a ser vivir fuera?

 La verdad es que tampoco lo pensé demasiado, obviamente sabía que sería un cambio drástico y me preparé para ello informándome sobre las cosas que a mi entender influían en mi decisión sobre trasladarme o no, como nivel de vida, forma de trabajar, beneficios sociales, responsabilidades, etc. pero no me llegué a hacer demasiadas ideas de como sería mi vida aquí, aunque obviamente sabía que al principio la diferencia cultural y sobre todo la carencia del idioma local supondrían un hándicap con el cual debería lidiar.

 

¿Cómo viviste los primeros meses de tu estancia en el extranjero?

 Pues al principio con mucha emoción, todo es nuevo, todo es desconocido, así que sinceramente mas que sufrirlo lo disfruté mucho, me encanta aprender cosas nuevas y enfrentarme a nuevos retos y conforme los vas superando te vas sintiendo orgulloso. Fue bastante bonito aunque también hay que entender que mi situación era “fácil”, ya que me vine directamente a Alemania con un buen contrato bajo el brazo, el piso alquilado desde España y los primeros trámites burocráticos necesarios, totalmente estudiados y asimilados para poder llevarlos a cabo a mi llegada.

 

¿Qué ha transcurrido de manera diferente a como te imaginabas?

Pues realmente nada… como ya he mencionado antes, tampoco es que me pusiera a divagar mucho sobre como sería el traslado, no me quise “ver” al cabo de 5 años, fui a lo práctico así que no llegué a imaginarme gran cosa. Daba por hecho que tras un tiempo me integraría, que mi trabajo sería fijo, que haría amigos, que encontraría pareja y que básicamente iría poco a poco echando raíces aquí, y así es como ha sucedido.

 

¿Cómo te diste cuenta de que te has adaptado a tu nuevo hogar?

No creo que haya ningún detonante que te diga “ok, ya estoy adaptado”. De hecho creo que nunca se está adaptado al 100%. Es algo progresivo y llega un momento en que sientes que ésta es tu casa, pero no te das cuenta de golpe, llega poco a poco, conforme vas adoptando las costumbres locales y haciéndolas tuyas: te vas “alemanizando“ sin que puedas evitarlo, pero esto no tiene por que ser malo, ni mucho menos, al final es probable que te quedes con lo mejor (para ti) de las dos culturas.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de vivir en el extranjero?

Sabía que vivir fuera me aportaría madurez, enriquece mucho vivir y comprender culturas diferentes, pero hasta que no lo vives no lo aprecias. También sabía que haría amigos, pero no me imaginaba que los amigos hechos aquí, mientras eres un “expat”, se convierten en algo más que amigos: son tu familia. Ese es el punto que más me ha sorprendido, ya que no me lo esperaba.

 

¿Qué te ha ayudado a seguir en los momentos más duros?

Quizás el saber que estaba haciendo lo correcto, el ver que todo marcha, que tengo familia, que tengo amigos, que tengo trabajo, que la rueda gira sin ningún tipo de percance y que me siento bien conmigo mismo, que estoy adaptado, que soy capaz de valerme por mi mismo, etc. Eso y por supuesto la nueva familia hecha en Alemania, sin ellos habría sido muchísimo más difícil, así que ambas cosas al 50%: la seguridad personal y la seguridad que te aporta la gente que te rodea aquí.

 

¿Qué has aprendido gracias a vivir fuera?

Muchísimas cosas, no puedo enumerarlas todas aquí, pero si puedo decirte que sobre todo he aprendido a valorar lo que teníamos en España, como pasar momentos con mi familia en el momento que quiera, el poder ver a mis amigos de siempre, el buen tiempo, el sol, la buena comida, tu tierra, tu gente, tu cultura… siempre se dice que las cosas se valoran cuando las pierdes y la verdad es que es totalmente cierto.

 

¿En qué medida ha cambiado tu identidad o forma de ser por vivir en el extranjero?

No  creo que mi personalidad haya variado demasiado; o en cualquier caso, los cambios que haya podido haber no tienen por que estar relacionados con vivir fuera, todos evolucionamos con el paso del tiempo, pero si que creo que soy más maduro, que sé valorar más las cosas que antes y puede que mi perspectiva de la vida se haya ampliado.

 

¿Qué cambios internos crees que son necesarios para llevar bien la adaptación a un nuevo país?

Para mí hay un aspecto que es fundamental si queremos llevar con éxito esto: no centrarse en los puntos negativos, en lo que dejamos atrás, en lo que creemos haber perdido. Hay que centrarse en lo positivo, en lo que se gana, en lo que se aprende, en lo que se obtiene de esto. Tampoco estoy diciendo que ignoremos u olvidemos los aspectos negativos, que por supuesto los hay, pero hay que verlo como un todo y así podremos evaluar si la ganancia supera a la pérdida, lo que nos hará pensar que efectivamente estamos haciendo lo correcto y eso nos dará fuerzas para seguir adelante. Nada es blanco o negro pero… de centrarnos en algo ¿Por qué no hacerlo en lo blanco en vez de en lo negro?

 

Gracias, Rafa, por contar tu experienca. 

Si quieres leer su blog y obtener información práctica sobre Alemania, visita "Vente p´Alemania, Pepe". 

 

Y para continuar con "Quedarse...":

Si quieres leer a Ester, pincha aquí

Si quieres leer a MZZ, pincha aquí

Si quieres leer a Elena, pincha aquí.

Si quieres leer a EK, pincha aquí.

Si quieres leer a Lily, pincha aquí

Si quieres leer a Miyuki, pincha aquí

Si quieres leer a AS, pincha aquí.

 

Si quieres saber cómo se vive regresar al país de origen, puedes leer testimonios del proyecto "Volver...":

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a R.A., pulsa aquí.

Si quieres leer a Azahara, pulsa aquí

 

¿Te interesa leer más experiencias de expatriados durante la pandemia?

Puedes leer la experiencia en Indonesia. aquí

Puedes leer la experiencia en Australia aquí

Puedes leer la experiencia en EE.UU. aquí.

Puedes leer la experiencia en Alemania (I) aquí

Puedes leer la experiencia en Alemania (II) aquí

Puedes leer la experiencia en Bélgica aquí

 

 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0