Quedarse... con EK

 

Siglas: EK

Edad: 32 años

País de origen: España

País de residencia en el extranjero: Alemania

Años/ Meses en extranjero: 8 años

Volverías a tu país de origen:  Por el momento no

 

 

EK, cuéntame cuál fue el motivo por el que te fuiste al extranjero y tu situación actual.

Mi comienzo en Alemania fue, como para muchos españoles, gracias a una beca ERASMUS, por la que cursé un año de mi carrera de ingeniería en la Universidad Técnica de Múnich, Alemania. Elegí Alemania como destino por la buena fama de la universidad y porque me interesaba aprender un idioma distinto al inglés.

Actualmente trabajo en una empresa alemana manufacturera de productos químicos comerciales e industriales como consultor interno de procesos logísticos e innovación.

 

Has vivido 8 años en Alemania y me imagino que ya antes de irte la idea de emigrar rondaba por tu cabeza. ¿Cómo te imaginabas que iba a ser vivir fuera?

Conocía Alemania como turista y me había encantado el país por sus zonas verdes, por lo bien que funcionaba todo y, general, por el alto nivel de calidad de vida. Al mudarme a Múnich, esperaba vivir una nueva cultura, abrir mi mente, conocer nueva gente, pero también ganar independencia y autosuficiencia, al abandonar la casa de mis padres por primera vez.

 

¿Cómo viviste los primeros meses de tu estancia en el extranjero?

Fueron una montaña rusa. Empecé viviendo en una residencia de estudiantes en una habitación de 8 metros cuadrados, con duchas y baño compartido en  Múnich. Tuve bastantes dificultades al no hablar el idioma – desde no poder comprar en el supermercado al no tener una tarjeta de crédito “alemana” hasta tener que acudir a clases en la universidad en alemán sin entender apenas nada.

Fue difícil conocer alemanes en esa etapa, incluso siendo estudiante, ya que normalmente tenían sus grupos hechos y poco interés en extranjeros, especialmente en extranjeros que no hablaban su idioma.

 

¿Qué ha transcurrido de manera diferente a como te imaginabas?

Vine a Alemania para un tiempo limitado de un año, pero tras 6 meses de cursos super intensivos de alemán (¡3 horas al día!) me sentí bastante integrado y reconocí la gran cantidad de oportunidades que el país podía ofrecer.

Es por ello que cambié mi enfoque de estancia temporal a estancia indefinida, ya que encontré una oportunidad laboral bastante prometedora al terminar la ingeniería.

 

¿Cómo te diste cuenta de que te has adaptado a tu nuevo hogar?

De eso te das cuenta poco a poco, sobre todo cuando vas a España de visita: empiezas a sorprenderte de que tus amigos queden a las 22:30 para cenar y no a las 20, los bares y restaurantes te resultan extremadamente ruidosos, encuentras las calles muy iluminadas por la noche o las calles siempre llenas de gente…

Aquí en Alemania te acostumbras, por poner unos ejemplos, a pedir cita para todo, a planificar un café con alguien con 3 meses de antelación, o a no dar ninguna información sobre tu vida privada en el trabajo (ni siquiera si tienes hijos o no)…. lo que en España sería impensable.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de vivir en el extranjero?

El cambio en la actitud de los alemanes una vez aprendí el idioma. Aunque hablan inglés bastante bien, están orgullosos de su idioma y de su cultura. Es por ello por lo que, al reconocer que alguien extranjero se ha interesado por ello, responden positivamente, te ayudan y se deshacen en cumplidos con España, en concreto por supuesto sobre Mallorca y Barcelona, donde han estado TODOS.

 

¿Qué te ha ayudado a seguir en los momentos más duros?

Las nuevas tecnologías – básicamente he podido contactar cuando, como y donde he querido con gente importante para mí, pese a la distancia física.

La cercanía geográfica de España – en momentos de bajón, un fin de semana en Madrid siempre era una buena idea y relativamente fácil de cumplir.

Mi segunda familia – cuando te vas al extranjero sueles formar un grupo de amigos, en mi caso compuesto por compatriotas y/o por otros expats que, más que amigos, se convierten tu familia y apoyo.

 

¿Qué has aprendido gracias a vivir fuera?

Cuando estás fuera, la red de apoyo de tu familia y el hecho de moverte en una cultura que conoces de repente desaparece. Cada cambio (de vivienda, de trabajo, de ciudad, de médico, de peluquero, de empresa de telefonía…), que en tu ciudad parecería irrelevante, puede convertirse en un drama. Después de unos años aprendes a sobrellevar las dificultades cada vez mejor y con mayor seguridad.

 

¿En qué medida ha cambiado tu identidad o forma de ser por vivir en el extranjero?

He aprendido a no prejuzgar, a no predicar “en España como en ningún sitio”, como tampoco “todo lo de fuera es mejor”. Cada cultura tiene ventajas e inconvenientes y sólo conociéndolas en detalle se es capaz de tener una opinión argumentada. No todos los alemanes son fríos y organizados y no todos los españoles son fiesteros y pasionales.

 

¿Qué cambios internos crees que son necesarios para llevar bien la adaptación a un nuevo país?

Mi primer consejo sería: no se puede vivir en dos países a la vez. Si vives fuera, tómatelo como si te fueras a quedar para siempre, no durante un período determinado. Sólo así tendrás la motivación de probar nuevas cosas, conocer gente nueva y expandir tus horizontes.

Mi segundo consejo sería: si piensas “total, sólo estoy aquí xx meses, no me hace falta salir”, tú mismo te estarás frenando de vivir la experiencia al completo, sea cual sea el tiempo que estés fuera.

 

 

Gracias, EK, por compartir tus experiencias y consejos. 

 

Para seguir con "Quedarse...":

Si quieres leer a Ester, pincha aquí.

Si quieres leer a MZZ, pincha aquí

Si quieres leer a Rafa, pincha aquí.

Si quieres leer a Miyuki, pincha aquí.

Si quieres leer a Lily, pincha aquí.

Si quieres leer a AS, pincha aquí.

 

Y si quieres saber cómo se vive regresar al país de origen, puedes leer testimonios del proyecto "Volver...":

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a Azahara, pincha aquí. 

Si quieres leer a R.A., pincha aquí

 

¿Te interesa leer más experiencias de expatriados durante la pandemia?

Puedes leer la experiencia en Indonesia. aquí

Puedes leer la experiencia en Australia aquí

Puedes leer la experiencia en EE.UU. aquí.

Puedes leer la experiencia en Alemania (I) aquí

Puedes leer la experiencia en Alemania (II) aquí

Puedes leer la experiencia en Bélgica aquí

 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0