Quedarse... con Ester

 

Nombre: Ester Ohneh

Edad: 38 años

País de origen: España

País de residencia en el extranjero: Alemania

Años/ Meses en extranjero: 2 años y 7 meses

Volverías a tu país de origen:  no lo sé

 

 

Ester, cuéntame cuál fue la razón por la que te fuiste al extranjero y cuál es tu situación actual.

Por un tema laboral me vi forzada a venir a trabajar a Alemania. En aquel momento me pareció la mejor opción y después de dos años y medio creo que fue lo mejor que me podía haber pasado.

Nada es un camino de rosas, pero si sientes en el corazón o en las tripas que tienes que dar un salto al vacío, quizá luego la vida te sorprenda con un poco de aire fresco para seguir con tu vuelo.

 

Has vivido 2 años y 7 meses en Alemania y me imagino que ya antes de irte la idea de emigrar rondaba por tu cabeza. ¿Cómo te imaginabas que iba a ser vivir fuera?

Me imaginaba que sería una experiencia que cambiaría mi vida por completo, muy enriquecedora, con subidas y bajadas. Todo me parecía muy apasionante, poder trabajar en otro país, conocer gente de diferentes partes del mundo, aprender alemán.

 

¿Cómo viviste los primeros meses de tu estancia en el extranjero?

Los 4 primeros meses viví en un alojamiento temporal, un Suterran, hasta que encontré mi propio piso. Todos los días me parecían un reto. Idioma nuevo, trabajo nuevo, compañeros nuevos, buscar casa, la cantidad de trámites burocráticos que tenía que realizar… No me enteraba de nada… Pasó todo muy rápido y sólo pensaba en qué fin de semana iría a Madrid a ver mi familia.

 

¿Qué ha transcurrido de manera diferente a como te imaginabas?

Hay una frase que dice “si quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus planes” Mi padre siempre me lo dice. Todo ha sido diferente a como me habría imaginado, los mejores momentos y los peores momentos. Yo también soy diferente y me doy cuenta de lo maravilloso que es poder seguir aprendiendo de todas estas experiencias.

 

¿Cómo te diste cuenta de que te has adaptado a tu nuevo hogar?

Cuando empecé a pensar menos y a sentir más. Cuando me di cuenta de que mi hogar soy yo y que mientras que yo esté bien (y también la gente a la que quiero) todo estará bien.

Una mañana (me acuerdo que fue justo a los dos años) salí a trabajar con esta nueva mentalidad “puesta” y el silencio que antes aborrecía me pareció un regalo del cielo.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de vivir en el extranjero?

Me ha sorprendido que según uno se plantea el día y con qué ojos observa una experiencia, todo empieza a cambiar. Somos responsables de nuestra felicidad, de intentar ver la vida con más generosidad, de dar más amor, de exigir menos y dar más.

 

¿Qué te ha ayudado a seguir en los momentos más duros?

Mis padres siempre han sido un pilar fundamental para mí. Mi madre siempre será mi canción más alegre por las mañanas y mi padre es la persona más sensible que existe. Estos dos años y medio me he dedicado a estar conmigo, al principio fue duro porque no estaba acostumbrada, pero una vez que te empiezas a querer de verdad, tu propia compañía te aporta muchas cosas.

 

¿Qué has aprendido gracias a vivir fuera?

“Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta“  C. Jung.

 

¿En qué medida ha cambiado tu identidad o forma de ser por vivir en el extranjero?

Supongo que sigo siendo la misma pero ahora hay muchas cosas que las siento diferente. Antes tenía muchos miedos irracionales, ahora a veces también siento miedo, pero me veo capaz de domarlo, confiar en mí y marcar mi ritmo.

 

¿Qué cambios internos crees que son necesarios para llevar bien la adaptación a un nuevo país?

Estar abierto al cambio y no tener miedo a lo que sentimos. Valorar y amar las pequeñas cosas.

Abrazarnos fuerte y cuidarnos mucho en los peores momentos y felicitarnos en los mejores. Pensar que todo es temporal y que un día peor o una mala experiencia no predefine nada. Mucha confianza en uno mismo y confiar en el ritmo propio de las cosas.

 

 

Gracias, Ester, por compartir tu historia y cómo has cambiado con el paso del tiempo en Alemania.

 

 

Si quieres leer a MZZ, pincha aquí.  

Si quieres leer a Rafa, pincha aquí

Si quieres leer a EK, pincha aquí.

Si quieres leer a Lily, pincha aquí

Si quieres leer a Miyuki, pincha aquí

Si quieres leer a EK, pincha aquí.

Si quieres leer a AS, pincha aquí.

 

Y si quieres saber cómo se vive regresar al país de origen, puedes leer testimonios del proyecto "Volver...":

 

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a R.A., pulsa aquí.

Si quieres leer a Azahara, pulsa aquí

 

 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0