Navidad en el extranjero

Sin duda, la vuelta a casa por Navidad es uno de los momentos más emotivos del año. Suele ser una ocasión en la que se reúne la familia completa e incluso se ven a otros amigos que también viven fuera.

Para las personas que no pueden volver a casa por Navidad, sea por trabajo, distancia, el dinero... estos días suelen ser especialmente duros. Se produce la nostalgia del hogar unida a redes sociales inundadas con fotos de momentos felices de otros... la tristeza, rabia, culpa o decepción son emociones comunes. Aunque no es lo mismo que estar con la familia, estos son algunos consejos a tener en cuenta:


🔴 Rodéate de gente. Esos nuevos amigos que has hecho y que también están en tu situación serán de enorme ayuda.

 

🔴 Habla con ellos sobre cómo te sientes. No tienes que guardártelo para ti. Desahogarnos con otros nos permite sentir consuelo. Y nos une aún más. 

 

🔴 Dale tiempo a tus emociones... pero permítete distraerte e incluso sentirte bien. No estás traicionando a nadie sintiéndote bien sin tu familia. Estas adaptándote a tus circunstancias y eso es positivo.


🔴 Deja de comparar a tus nuevos amigos con los de toda la vida. Es una comparación injusta y no te ayuda.


🔴 Crea espacio para nuevas tradiciones. Claro, las que siempre seguías con la gente de siempre no son posibles. ¿Por qué no crear nuevas y generar nuevos recuerdos? ¿O por qué no combinar? Yo, por ejemplo, las nocheviejas que paso en Alemania me he adaptado a algunas costumbres alemanas (como fundir plomo) combinando con vídeos de Ramón García dando las campanadas 😊.


🔴 Recuerda cuál es la razón de estar en la distancia. Cuál es el sentido de que te hayas ido. Emigrar es duro y requiere de muchos sacrificios. Pero también nos aporta algo. 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0