Volver... con Azahara

 

Nombre: Azahara

Edad: 30 años

País de origen: España

País de residencia en el extranjero: Alemania

Tiempo en extranjero: 3 años

Tiempo desde vuelta a país de origen: 3 años y 10 meses

Volverías al país en el que viviste en el extranjero:  Seguro que no

      

Azahara, cuéntame cuál fue la razón por la que te fuiste al extranjero y cuál es tu situación actual:

Me fui a Alemania porque al terminar la carrera de enfermería, me encontré con un panorama laboral imposible en España. Las bolsas de trabajo no abrían para poder inscribirnos y en las privadas era imposible. Me fui a Alemania con un contrato de trabajo desde España, sin saber alemán. Nos pagaron los cursos hasta un B2 (durante un año) y nos ayudaron con la búsqueda de vivienda al principio. Actualmente tanto mi marido como yo tenemos trabajo con contrato indefinido y buenas condiciones en nuestra ciudad natal.

 

Has vivido 3 años en Alemania y me imagino que de vez en cuando la idea de volver a tu país rondaba por tu cabeza. ¿Cómo imaginabas tu vuelta?

Pues siempre imaginé que si volvía era porque tendría un trabajo con un sueldo que al menos diera para poder vivir, pero al final no aguanté y me lancé a la vuelta.

 

¿Cuál fue la razón que te llevó a decidir regresar?

La familia y amigos. Me resultaba muy duro estar tan alejada. Mi familia es grande y siempre hemos estado todos muy unidos. Cuando tenía vacaciones, me sentía mal si no viajaba a España a verlos (y a mí me gusta mucho viajar y conocer mundo), así que llegó un momento en que me sentía “atrapada entre dos tierras”.

 

¿Qué ha supuesto para ti volver a tu país de origen tras varios años en el extranjero?

Un alivio enorme, sin duda. La mudanza fue horrorosa y los primeros meses muy duros, pero en general aposté y gané.

 

¿Qué ha transcurrido de manera diferente a como te imaginabas?

Para empezar el momento y la forma de volver. Yo no tenía trabajo en España, mi entonces pareja (no nos casamos hasta un año después de volver) acababa de conseguir un trabajo en España por el que le pagaban el salario mínimo (600€) porque tenía contrato de prácticas. Así que no aguanté más y decidí volver. Durante 6 meses solo me llamaron para un par de entrevistas y nunca me volvieron a llamar. Cuando llegó el verano de repente empecé a encadenar contratos hasta que en octubre entré a cubrir una baja por maternidad y me quedé. Y mientras tanto a mi marido le fueron subiendo el sueldo antes de lo previsto.

 

¿Qué te ha sorprendido positivamente de tu vuelta?

La capacidad de adaptación que hemos tenido, y el recibimiento de familiares y amigos.

 

¿Cómo has estado afrontando el proceso de adaptación?

Al principio hubo un poco de “choque cultural inverso”. Me molestaban mucho los ruidos y la gente que habla muy alto. Pero enseguida nos acostumbramos a las costumbres de nuevo.

 

¿Qué cambios internos crees que son necesarios para llevar bien el regreso a tu país?

Pues supongo que dependerá de qué cambios internos se hayan amasado en el tiempo de estancia en el extranjero. Yo no cambié mucho ni mi estilo de vida ni mis costumbres, más allá de la forma de relacionarme con la gente. Creo que ante todo, paciencia y seguridad son claves, eso sí.

 

¿Qué has aprendido gracias a tu regreso?

Que de alguna manera nunca me fui. Una parte de mí siempre estuvo en España y cuando volví, solo tuve que recogerla.

 

 

Gracias a Azahara por participar en el proyecto. 

 

Si quieres leer a María, pulsa aquí.

Si quieres leer a IFA, pulsa aquí.

Si quieres leer a Tere, pulsa aquí.

Si quieres leer a Juan, pulsa aquí.

Si quieres leer a Javier, pulsa aquí.

Si quieres leer a R.A., pulsa aquí.

 

 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0